Select Page

Thief

Thief

“Lo tuyo es mío” bajo esta premisa abordamos este análisis a lo que sin duda es una de las sagas más queridas y reconocidas en cuanto a acción, sigilo e infiltración se refiere. Como ya saben, este título no es una precuela o una secuela, es un ‘reboot’ a la franquicia que Eidos Montreal se está encargando de resucitar. Resultando una medida de lo más inteligente, porque podrán atraer a los fieles seguidores de la serie y a su vez a nuevos jugadores, que no se sentirán perdidos porque la historia se vuelve a contar desde el principio, algo parecido a lo que hicieron con Tomb Raider. Los chicos de Eidos hicieron sus deberes, con un ambicioso y especial juego para la nueva generación de consolas. Con Garrett como protagonista, Thief es todo un clásico de los videojuegos que sigue utilizando la misma fórmula, pero a la vez modernizándola lo suficiente como para hacerla llamativa a los gamers actuales, pero respetando ciertos ítems propios de la franquicia como la vista en primera persona para que de esta forma, explotar todas las capacidades técnicas de la consola y así, brindarnos una experiencia familiar pero a la vez totalmente nueva.

Thief 2

Propongo que de ahora en adelante todos los juegos de sigilo tengan un botón que permita al personaje principal deslizarse.

En este ‘reboot’, Garrett es un maestro ladrón que al principio robaba para vivir y ahora vive para robar, luego de pasar un largo tiempo lejos de su ciudad natal, decide que es tiempo de regresar, es entonces cuando se encuentra con una ciudad muy diferente a la que una vez conoció, ahora está regida con puño de hierro por el malo de turno, un tipo que se hace llamar “El Barón”, que se encargó de dejar la urbe en la más imperiosa de las miserias. El abismo entre ricos y pobres cada vez es más ancho y el odio, el hambre, la desesperación, la pobreza y una grave enfermedad azotan las calles, la cuales muestran un aspecto bastante lúgubre y desolador, ya que estan inmersas en suciedad, ratas y vagabundos. Es entonces cuando nuestro querido antihéroe, renegado e incomprendido ve como su compañera Erin pierde la vida durante un robo que tendrá consecuencias imprevistas para él y toda la ciudad. Un año más tarde, el protagonista recobra la consciencia, mostrándose dispuesto a conocer la verdad y viéndose inmerso en una lucha por el poder entre las tropas del Barón de Northcrest que gobierna la ciudad con mano de hierro y el grupo revolucionario de los Grabados, liderados por Orión. La ciudad sufre la epidemia de una extraña enfermedad llamada “La Tenebra” y se impone un toque de queda, por lo que nuestro ladrón lo tendrá todo en contra para poder hacerse con su codiciado botín mientras investiga.

Thief no solo aprovecho las capacidades técnicas del PlayStation 4 y el Xbox One para ofrecernos una inmersión en el entorno superior, con animaciones mucho más detalladas y realistas, con escenarios mucho más amplios que por supuesto nos da mayores posibilidades de infiltración, sino que la fusiono de manera exquisita con la inteligencia artificial de los guardias y otros personajes estarán al tanto del diseño de todos los escenarios y por ende, los posibles lugares donde podríamos escondernos. De modo que se acabó lo de esconderse en la primera esquina que encuentres donde por alguna extraña razón, ningún guardia decide mirar por ahí. Continuando con el apartado gráfico, todas las arquitecturas y edificios del juego gozan de gran detalle, eso sin mencionar el modelado de todos los personajes gozan de gran detalle, en especial el de nuestro querido ladrón, que obviamente, solo podrás apreciar en ciertas escenas de video a lo largo de la aventura. Finalmente, los efectos de luz son dinámicos y muy importantes, ya que nos acompañaran en todas las misiones jugando un rol muy importante tanto en la atmosfera en el juego como para la jugabilidad.

Thief

El Maestro de Ladrones se mueve con pasos delicados, despacio y sin hacer ruido. Al agacharnos sus manos aparecen frente a su cara listas para robar, golpear o aferrarse a una esquina y echar un vistazo. Hay pocos obstáculos que no podamos superar, y múltiples marcas en las paredes que señalan puntos por donde trepar. Moverse en la piel de Garrett es un placer, y todo lo que le rodea se traspasa al jugador.

 

Otro aspecto en que Thief sale ganador, con melodías lúgubres y tensas, que ayudan a sumergirte en el ambiente de la ciudad. Ya que el aspecto envolvente del juego es clave y el equipo desarrollador supo cómo hacerlo bien, con una experiencia sonora inmersiva. Los sonidos de las armaduras, armas, los pasos y demás están sumamente cuidados y pulidos demostrando el esmero y trabajo que se le ha puesto en este proyecto. Y como mencione anteriormente, el apartado sonoro se fusiona con la jugabilidad, los sonidos atraen y alerta la inteligencia artificial. Así que debemos controlar los sonidos que podemos causar midiendo la velocidad de nuestros pasos y teniendo sumo cuidado sobre la superficie en la que andamos. Y hablando de jugabilidad, los seguidores más acérrimos de la saga pueden estar contentos porque como mencione anteriormente, sigue la misma fórmula, con algunas mecánicas pulidas. Y para los entendidos en la materia, armar un conflicto y atraer a los guaridas no será una solución viable para Garrett por lo que la infiltración, el sigilo, la cautela son el plato fuerte del juego. Gracias a su condición de ladrón, Garrett es un versado en el uso de la porra y el arco, quienes serán nuestros mejores amigos y nos ayudaran a noquear, despachar y distraer a los guardias de una manera silenciosa. Al tratarse de un juego de vista en primera persona, como jugadores estamos habituados a un esquema de control bastante habitual, que en Thief es distinto y un tanto particular. Los primeros minutos de juegos son algo difíciles tomarle ritmo al juego, pero una vez que lo domines, te estarás moviendo con gran agilidad por toda la ciudad, ocultándote entre las sombras y saltando entre los tejados como si nada.

Atención, Thief es una aventura que exige detenerse y observar el entorno con suma atención por un momento, para saber el camino que podemos tomar, y hay diversas escaleras o pasarelas que debemos activar o bajar, lazándoles flechas, creando nuevos atajos. Para ayudarnos en nuestra aventuras, Garrett cuenta con una habilidad llamada ‘focus’, que vendría siendo algo como la visión de águila de Assassin’s Creed se relevan los elementos clave de los escenarios; los enemigos, incluido el ruido de sus pisadas, los tesoros, los objetos con los que podemos interactuar, o las distintas partes que podemos utilizar para escalar. Al activar el ‘focus’ consumiremos una barra de energía que no se auto regenera y necesitaremos una pociones especiales para llenarla de nuevo. Otro aspecto importante del juego es la economía, la cual juega un papel muy importante dentro de Thief, ya que nos dará la posibilidad de ampliar nuestro arsenal de herramientas, consumibles como flechas u objetos para curarnos o incluso para llenar de nuevo el ‘focus’. El estilo de juego de Thief, no dará cabida a un modo multijugador, algo que ya paso con Dishonored que es un juego de temática parecida.

Thief presenta un conflicto entre sus mecánicas de mundo abierto y su diseño de juego lineal que nunca llega a ningún puerto convincente: como juego no logra explotar todas sus posibilidades como para querer desafiarse una y otra vez a intentar un nivel con distintas estrategias, y como historia es anodina y poco interesante. Es un quiero y no puedo, una idea que podía haber llegado lejos si se le hubiese dado más libertad y un par de vueltas más. Con todo, no termina de ser un título desdeñable, y aquellos que quieran una muestra del sigilo más purista verán valor en estas calles apretadas, aunque sea sólo por un instante.

Thief

Los gráficos no destacan debido a la poca variedad de mobiliario en las casa disponibles para robar, que parecen todas iguales o la poca calidad de alguna de las texturas. Los efectos de iluminación del juego y las sombras si son excelentes, como era de prever en un juego cuya premisa se basa en esconderse.

Finalmente amigos, Eidos Montreal identifico el reto que era darle un reinicio a esta franquicia tan emblemática, y salió ganador, convirtiéndose en un título tan extraordinario como lo fue en sus tiempos. Sin embargo, un poema tradicional habla sobre las bolas de nieve y cómo los pequeños detalles pueden llevar a grandes consecuencias. “Por falta de una batalla se perdió el reino. Y todo por la falta del clavo de una herradura”, termina. Aquí por falta de enfoque se pierde riqueza, y con ella se pierde interés, y con él se pierde calidad. Son estos pequeños detalles los que al final pueden acabar definiendo un título, y en el caso de Thief  suponen una pesada carga sobre sus hombros que incita la pregunta “¿qué podía haber sido?”. Este juego es una muestra de cómo las mecánicas y el diseño pueden entrar en conflicto si no caminan al mismo paso y cómo la falta de enfoque puede actuar en detrimento del producto final.

About The Author

Defalt

Soy la combinación perfecta de irracionalidad y racionalidad. Me gusta quejarme y no hacer nada.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Idiomas

Espacio Publicitario

Publicidad

Redes

Recent Tweets

Publicidad

A %d blogueros les gusta esto: