Select Page

The Stanley Parable

The Stanley Parable

¿Qué es una parábola? La parábola es una figura literaria, una forma indirecta de transmitir una idea a través de, digamos, un cuentito. 

Uno de las muchísimos motivos por los que Valve se ha coronado como campeón en la industria de los videojuegos, es precisamente porque permite una enorme libertad de acción con muchos de sus títulos más consagrados. Sin embargo, el éxito inundo a Valve cuando se usó Half-Life en la creación de varios mod, el más destacado viene de la mano de Galactic Cafe; The Stanley Parable, o por su traducción en español: La parábola de Stanley es un juego independiente —indie, si se prefiere— que nació hace algunos años como un mod del juego Half-Life 2 de Valve. Pero… ¿Qué es un mod? Para los que no sepan, un mod es una re-utilización de una aplicación para usarla para otros fines.

¿Y qué de que va esta Parábola de Stanley? Para ser franco, The Stanley Parable no puede llamarse un videojuego porque  no cumple con ninguna de la funciones estructurales del mismo. Quiero decir, si es un videojuego, pero no es un videojuego común, no contiene una curva evolutiva a medida que se avanza en el juego y esta diseñado para “auto-reiniciarse” cada cierto punto que alcancemos en la historia según nuestras decisiones. Por lo que de verdad el titulo que debería llevar susodicho ejemplar es de “cuento interactivo”. Nos metemos en los zapatos de Stanley, también conocido como el empleado número 427, el trabajo de Stanley es bastante sencillo: presionar botones cuando la pantalla de su computadora lo indique, un día mientras trabajaba, deja de aparecer mensajes en su monitor y sale de su oficina a averiguar que ha sucedido, solo para descubrir que que el edificio esta totalmente solo. Es entonces cuando entra en acción un individuo místico y omnisciente, el narrador —que tiene una voz bastante elegante y refinada— quien nos indicara que debemos hacer hasta llegar al objetivo principal. Pero lo bonito de todo esto es que podemos no hacerle caso. Dependiendo de en qué punto decidamos desobedecer a la voz que nos habla seguiremos distintos caminos que terminaran en distintos finales. No les puedo contar más de la narrativa de The Stanley Parable porque arruinaría la experiencia. Es un juego es sumamente corto, si le entramos de lleno podremos terminarlo en 1 hora o menos, como dije anteriormente, posee múltiples finales, donde la interacción se limita a decisiones específicas. Podríamos decir que se engloba dentro de la corriente de los juegos de Telltale o de experimentos como Gone Home y Dear Esther, pero el diseñador Davey Wreden siempre está un paso delante nuestro, y en un tono que hace perfecto equilibrio sobre la línea que divide la parodia del análisis se ríe con profunda inteligencia de las convenciones de ese subgénero. Como en los mejores ejercicios orwellianos sentiremos en todo momento cómo la voz sabe lo que hacemos y lo que elegimos hacer, da la sensación de que somos una oveja guiada por su pastor. No les tomara mucho completarlo, no le dispararas a nadie, tampoco crean que será el juego del año, no tiene unos gráficos brutales pero si bastante modestos, pero lo importante es que es una estupenda demostración de lo que la imaginación, creatividad y la tecnología pueden hacer, ya que como digo el juego ha sido creado por un estudiante precisamente para dar a conocer diversas técnicas de escritura, y seguro que casi cualquier persona que alguna vez haya escrito o pensado en escribir disfrutará el mod analizando cómo lleva la voz a Stanley por donde quiere, muchas veces sin que el propio Stanley —nosotros— lo sepa.

Esta es la Parábola de Stanley, nuestra elecciones recorrerán el escenario, nuestras preguntas serán lanzadas para volver con las manos vacías. No hay respuestas.

Es un juego bastante interesante, en el que lo que te guía es saber que sucederá y donde surgen las siguientes interrogantes: ¿Qué ocurrirá si le obedezco? ¿Qué si no? ¿Se enfadará mucho? ¿Soy realmente libre cuando atravieso la puerta que él me abre? ¿Lo soy cuando atravieso la puerta contraria? ¿Y si él ha usado psicología inversa conmigo? ¿Y si es doblemente inversa? Esta es la Parábola de Stanley, nuestra elecciones recorrerán el escenario, nuestras preguntas serán lanzadas para volver con las manos vacías. No hay respuestas. Y es por esto, que se convierte en un excelente experimento a tratar con amigos y conocidos. No digo que sirva como análisis psiquiátrico pero es muy sugerente comprobar qué hacen algunas personas llegada la ocasión. En definitiva, una obra de arte, donde el único punto flaco es el apartado gráfico. Cumple, tampoco pretende más, y el juego tampoco necesita lo mejor para meternos en la situación, para absorvernos. Además, es simple, solo tenemos un botón para las acciones, y las teclas para andar, se pretende meternos en situación y se consigue sin problemas.

 

About The Author

Defalt

Soy la combinación perfecta de irracionalidad y racionalidad. Me gusta quejarme y no hacer nada.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Idiomas

Espacio Publicitario

Publicidad

Redes

Recent Tweets

Publicidad

A %d blogueros les gusta esto: