Select Page

The Elder Scrolls V: Skyrim

The Elder Scrolls V: Skyrim

El año 2011 fue uno de los mejores años en el mundo de los videojuegos. Además de los eventos en la corte de California (puedes leer sobre eso aquí en inglés) fue un año repleto de grandes títulos en todas las plataformas disponibles. Pero es prácticamente imposible que alguno logre alcanzar la magnitud que obtuvo The Elder Scrolls V: Skyrim.

Bethesda Softworks es un nombre reconocido como uno de los titan de la industria, gracias a la modernización de la saga Fallout y a la cantidad de títulos de su saga de The Elder Scrolls. Y de esta saga es que surge su último juego, con mucha publicidad y anticipo alrededor del mundo, Skyrim sigue la misma fórmula que sus antecesores, incorporando ligeras variaciones.

Skyrim toma su nombre por el país nórdico al norte de Tamriel, zona en la cual se desarrolla la historia principal del juego. Como en los anteriores de la saga, eres un prisionero misterioso, esta vez acompañado en tus ataduras por otros 3 nórdicos, que te cuentan un poco de que fue lo que paso, y la “mala suerte” que tuviste de estar en el lugar y momento equivocado. Inmediatamente nos introducen en un mundo enorme, y en comparación con otros títulos de Bethesda, la calidad gráfica esta vez es excepcional, y eso ya es algo que decir. Si estas en una PC poderosa, te llevaras la mejor de las versiones, poniendo todo en altas resoluciones siendo capaz de ver hasta el último rincón del mapa desde la montaña más alta. Es una sensación fantástica.

The Elder Scrolls V: Skyrim

Tras esta breve introducción toca la creación de tu personaje, donde escogerás la raza con la que deseas jugar y la apariencia física, el editor de personajes es esencialmente idéntico al de sus juegos anteriores, bastante bien detallado, con muchas opciones de modificar el aspecto de tu rostro sobre todo. Puedes modificar ligeros aspectos del cuerpo, pero nada demasiado extravagante, limitándote a ir de muy flaco a muy musculoso. Existe una buena diferencia entre las razas disponibles, cada una tiene una habilidad única que te dará alguna ventaja en el juego, como los reptiles Argonianos, que te permiten respirar bajo el agua, o los Altmer, altos elfos que reciben más puntos de magia. Además, todas las razas tienen un “Gran Poder” que actúa como un hechizo mágico único para la raza.

No existen las clases tradicionales de los juegos de rol comunes, Skyrim se maneja por un sistema de habilidades. Básicamente, todas las habilidades están disponibles desde un principio para tu uso. Puedes ser un mago en armadura pesada; un guerrero con armas de dos manos y creador de pociones venenosas para golpear aún más fuerte; un asesino sigiloso que maneja un arco, pero que puede también lidiar con enemigos usando dos dagas a la vez que el mismo creo y encantó. Esa clase de libertad es fantástica, te da la oportunidad de probar todas las alternativas con un solo personaje. Al subir de nivel, debes elegir subir tus puntos de vida, puntos de magia o tu resistencia física y recibes un punto que puedes colocar en cualquiera de los 18 árboles de habilidades, y son estos árboles los que le darán más profundidad al tipo de personaje que usarás.

Luego de crear tu personaje, eres llamado tu ejecución, de la que eres salvado gracias a la repentina aparición de un dragón. Los dragones toman por primera vez el foco principal de la historia, considerados extintos en el universo de Elder Scrolls, comienzan a renacer de la mano de Alduin, el gran dragón. Por suerte para los habitantes de Tamriel, tras tu primera batalla con una de estas feroces bestias, se descubre que tu eres Dovahkiin, un ser con sangre y espíritu de dragón, pero en el cuerpo de un mortal y con la habilidad de aprender y ejecutar gritos de dragón, los mismos poderes que usan los reptiles alados, y la capacidad de absorber sus almas e impedir su inmortalidad. Con cada alma de dragón que logres absorber, tendrás la capacidad de desbloquear los poderes que encontrarás en el fondo de criptas y tumbas en todo el mundo. A nivel de juego sin embargo, los dragones aparecen sin precaución alguna, y lucharán contra cualquier ser viviente que esté en los alrededores, lo que puede hacer de otras criaturas unos aliados repentinos y hace de las luchas con estos dragones una tarea más sencilla.

The Elder Scrolls V: Skyrim

La jugabilidad del título en cuanto a las batallas tiende a perder lustre mientras más tiempo pasas en ella, y es que el estilo que usas se repetirá una y otra vez hasta que el enemigo caiga, usando cuantas pociones de vida sean necesarias para sobrevivir. Los enemigos suben de nivel contigo, así que los puntos de habilidad son muy importantes. Cuando llegas tus habilidades principales a nivel 100, te volverás una máquina incontenible, ni dragones ni gigantes durarán mucho tiempo en batalla frente a ti, recompensando de gran manera tus muchas horas invertidas con ese sentimiento de ser realmente una presencia muy poderosa en el mundo. Eso se limita a las batallas sin embargo, ya que a nivel de alterar eventos a tu alrededor, Skyrim se queda corto. Tus acciones muchas veces tienen poca o ninguna repercusión sobre el mundo que te rodea y se nota mucho más al finalizar la campaña principal, ganar la fama de destruir dragones con tus propias manos y aún así encontrarte a bandidos con armas oxidadas que pretenden hacerte algún tipo de daño y te atacan de frente.

Pero si Skyrim hace algo realmente bien es darte cosas que hacer. Existen 5 ramas de misiones principales: La historia principal, donde deberás liberar a Skyrim del alza de los dragones; La unión de ladrones, expertos en sigilo pero mucho más agresivos que en anteriores sagas; La escuela de magia, donde desvelaras los más misteriosos secretos del mundo arcano; Los compañeros, un clan de guerreros feroces dueños del acero más fuerte y un oscuro secreto; y La hemandad oscura, la hermandad sombría que adora a la muerte y se encarga de los asesinatos más ruines. Además puedes tomar bando en una guerra civil entre Skyrim y el imperio de Tamriel, y hacer cualquiera de la infinita cantidad de misiones individuales que no tienen nada que ver con estas 5 líneas principales, Skyrim te puede mantener ocupado un ilimitado número de horas de juego, así que la longevidad del título es garantizada. Y eso sin contar con el futuro contenido descargable que expanda aún más el universo de Skyrim y la habilidad de conseguir modificaciones en el título para PC, que crean muchas otras experiencias únicas adicionales.

Desafortunadamente, todo juego tiene puntos débiles y este no es la excepción. La presentación y la interfaz del juego deja mucho que desear en cuanto a su capacidad de uso, se siente mucha falta de respuesta y detección de entrada del usuario, lo que hace el manejo de menús del juego una tarea tediosa y complicada, incluso en las consolas. Se nota que los desarrolladores dejaron esto para el final, es uno de los puntos débiles de un juego que en cualquier otra forma es genial.

Skyrim es uno de los mejores juegos de 2011 sin duda alguna, una fantástica entrega del universo de los Elder Scrolls en donde puedes quedar inmerso por mucho tiempo, explorando cada rincón de este interesante rincón del continente de Tamriel. Es un juego muy difícil de reseñar, al estar tan repleto de contenido por doquier y un título con excelente valor en su relación calidad precio. Sin duda un clásico moderno, imperdible y 100% recomendado.

About The Author

GS'Khan

Developer - Editor en GamerLifeLA.com, fanático de los videojuegos con exigencias físicas, mención especial en Gadgets y gran apasionado de la tecnología! (si Geek!)

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Espacio Publicitario

Publicidad

Redes

Recent Tweets

Publicidad

Canal de Youtube