Select Page

Tensión en lo sutil: la clave del éxito de Yuri!!! on Ice

Tensión en lo sutil: la clave del éxito de Yuri!!! on Ice

Cada año son muchos los animes que van y vienen. Pocos los que dejan una huella entre la comunidad que sigue de cerca cada lanzamiento y muy pocos aún los que pasan al salón de la fama como series de culto. En ese selecto espacio se puede decir que está a sus puertas Yuri!!! on Ice.

Yuri!!! on Ice es un anime que sigue una fórmula similar a la de otros animes deportivos modernos como Prince of Tennis o Free!: protagonista que sigue un arco de desarrollo en el que empieza desde abajo y solo logra surgir al confiar en sí mismo y rodearse del apoyo de su familia y amigos. ¿Qué es, entonces, lo que hace que YOI sea tan popular y resalte entre el montón?

La relación entre Yuri y Victor es como ninguna otra en animes contemporáneos

La relación entre Yuri y Victor es como ninguna otra en animes contemporáneos.

La atención a los detalles es un problema que están teniendo muchos animes recientes, en particular por cosas como la calidad de la animación o serios baches en el guion (asuntos que merecen ser tratados en futuros artículos). Sin embargo, YOI precisamente brilla por la riqueza de los detalles tanto en la trama como en la animación. Se nota desde el episodio 1 que uno está a punto de disfrutar una historia que quiere hacer todo lo posible para mantenerte atrapado. Y no es para menos que esa haya sido la intención de los creadores, al fin y al cabo, no es muy fácil vender un anime sobre patinaje artístico, un deporte que solo un muy pequeño nicho de la población puede decir que sigue fielmente.

Lo que más resalta a primera vista en YOI es la relación entre sus protagonistas: Yuri Katsuki, el torpe y en el fondo brillante patinador más popular de Japón caído en depresión; Víctor Nikiforov, el patinador más famoso del mundo convertido en mentor; y Yuri Plisetsky, la nueva estrella en ascenso en el mundo del patinaje artístico. Estos tres personajes forman un triángulo de rivalidad y cariño que llama la atención, en particular la relación más intensa que se desarrolla entre Yuri K. y Víctor.

Yuri K., Victor Nikiforov y Yuri P.

Yuri K., Victor Nikiforov y Yuri P.

Aunque hay personas en rincones de la internet que aún lo niegan, la relación entre Yuri K. y Víctor es bastante evidente que se presenta como una relación que pasa de la admiración a mentor-alumno y luego a amor. Lo que más resalta de cómo se manejan las interacciones entre Víctor y Yuri K. es que nunca es explícito. En un yaoi tradicional eso es lo que se espera, pero es que YOI toma todo lo que esperas de un anime de su tipo, lo hace trizas, te las entrega en tus manos y tú las recibes sin chistar. Un manejo magistral de las relaciones interpersonales acompañado de un excelente arco para cada personaje hace que todo se desarrolle de manera satisfactoria y quedes enganchado. Las rutinas de patinaje casi parecen secundarias ante los diálogos tan bien construidos y las interacciones tan adorables (sin ánimos de menospreciar las escenas de patinaje, perfectamente coreografiadas y animadas).

Solo queda por decir que si así que llueve, que no escampe: más animes que se atrevan a desafiar las expectativas de los consumidores y que rompan con lo que se espera de determinado género. YOI salió en 2016 y por ahí viene una película que aún está en producción, pero sin duda la huella que dejó se siente y se va a sentir por mucho tiempo. Las expectativas han subido en cuanto animes deportivos y no puedo esperar a ver qué nos trae el futuro el género.

About The Author

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Idiomas

Espacio Publicitario

Publicidad

Redes

Recent Tweets

Publicidad

A %d blogueros les gusta esto: