Select Page

La gran estafa tras: The Last of Us Remastered

La gran estafa tras: The Last of Us Remastered

¿Qué tal amigos de GamerLife? Como ya todos sabrán —a menos que haya estado viviendo en una cueva o no le interesen los videojuegos, en cuyo caso puede dejar de leer en este momento a finales del año pasado, fueron lanzadas al mercado las dos consolas que faltaban para “dar el tan esperado salto” a la next-gen.

Sony y Microsoft nos prometieron en sus gigantes conferencias y campañas publicitarias que fabricarían unas consolas que harían mojar los pantalones de todos, incluyendo los de aquellos gamers más exigentes. Sin embargo, hay algo que me molesta, y para poder explicárselos bien, es necesario que nos preguntemos: ¿Qué es la next-gen? La prensa y revistas especializadas en videojuegos tanto físicas como en línea de todo el mundo se han llenado la boca con estas dos palabras, que no obstante fueron oídas por primera vez en las susodichas conferencias de ambas compañías y parece que estas dos palabras definen un montón de cualidades y características que difieren de la “pasada generación”. Yo en lo personal creo que si tradujéramos esta frase a la lengua de Cervantes lo más cercano sería: Utopía. Así es, una utopía, es una utopía. Eso es lo que nos han vendido, la utopía de que los juegos van a ser superiores, que vamos a vivir experiencias más realistas, que vamos a tener el control del universo en nuestras manos y que descubriremos el secreto de la vida, eso si, no sin antes un previo desembolso de entre 400 y 500 dólares de tus bolsillos.

original

Encuentra las 7 diferencias.

No voy a tomar el camino fácil de la crítica, afirmando que las consolas no van a tener suficiente potencia en unos años ya que las computadoras serán muy superiores a esta generación actual. Yo soy y siempre seré un firme defensor de las consolas y estas, son el elemento regulador de la industria del videojuego. Tenemos hoy el crowdfunding y nos encaminamos a pasos agigantados hacia la auto-publicación, pero eso no generará ni de lejos los títulos triple A tan ambiciosos que hoy nos hacen dividirnos entre el amor y el odio con títulos como: Mass Effect, Dead Space, Bioshock, The Last of Us, Grand Theft Auto, Metal Gear Solid o Skyrim y títulos que son menos que papel higiénico como los infames Call of Duty en cualquiera de sus presentaciones.

Xbox-One-Reveal

Sony, Microsoft y Nintendo han creado un mercado de oligopolio en los que ganan dinero no de la venta del hardware, sino de la venta de títulos. Y parece claro que para que un jugador compre tu hardware —y por consiguiente el software con el que ganas dinero— tienes que desmarcarte de tu rival. Así, Nintendo es la consola casual —por no decir que se encamina hacia el uso infantil— Sony es la consola de los hardcore gamers —con su campaña “Para vosotros jugadores” lo decían todo— y Microsoft trata de posicionarse como el sistema para el jugador medio —cada vez más a caballo entre una consola hacia el multijugador y un ordenador de salón—

Para conseguir esto, cada empresa toma medidas con el fin de conseguir su “prestigio” sacando títulos exclusivos que puedan ganar cientos de premios, ideas singulares que revolucionen la industria o la manera de jugar. Si bien esta generación que quieren enterrar ha sido determinada por el multijugador, los DLCs y la invasión de los FPS y franquicias anuales, la generación que nos han prometido trae consigo una nueva forma de jugar. Dar total libertad a los indies, nuevos controles, historias hiperrealistas y experiencias inimaginables. Y hoy, después de seis meses sólo puedo decir que soy consolero, y soy un sufridor. Porque tengo una consola guardando polvo y con una colección de juegos que puedo contar con los dedos de una mano. —y la mayoría son ports directos de la “anterior generación”

Y de pronto veo anunciado como toda una revolución, una versión “remasterizada” de The Last of Us, siendo celebrado con noticias en los medios especializados de todo el mundo y a críticos aplaudiendo con sus enormes orejas. ¿No ven que nos están vendiendo el mismo juego de la anterior generación con la excusa de una subida gráfica? Ojo, no me malinterpreten, The Last of Us, es el juegazo del año, pero ¿Una versión remasterizada? Pregúntense esto conmigo: ¿Dónde está la gran “next-gen” con la que hace un año se llenaban la boca? ¿Dónde quedaron las experiencias, la jugabilidad y la nueva manera de pensar? ¿Es justo de alguna forma vendernos un PlayStation 3.5 o un Xbox 360+1 como si fuesen el gran cambio del milenio que todo el mundo esperaba?

PlayStation 4 reveal

La respuesta es no, y así lo están demostrando los jugadores, con un enorme MEH ante las versiones remasterizadas y los ports directos que intentan vendernos como nuevo. Porque los jugadores no somos tontos, y sabemos que la next-gen aún no ha llegado, hoy en día vivimos en la Grey Gen, así es… La generación gris. Donde la innovación y el “salto” están a la espera de que alguien decida que los jugadores ya se han cansado de esperar a que las promesas se cumplan.

About The Author

Defalt

Soy la combinación perfecta de irracionalidad y racionalidad. Me gusta quejarme y no hacer nada.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Idiomas

Espacio Publicitario

Publicidad

Redes

Recent Tweets

Publicidad

A %d blogueros les gusta esto: