Select Page

Diablo III

Diablo III

Blizzard es una de esas empresas que se hace esperar con respecto a sus franquicias y el tiempo de producción para las mismas. Starcraft necesito de 12 años para ver su secuela, esto impulsado también por el enfoque de la empresa hacia la máquina de dinero que ha sido World of Warcraft desde la pasada década. Diablo es otra de las franquicias más grandes que se ha visto involucrada en un largo periodo de desarrollo, y finalmente tras 12 años de espera (coincidencia?) los fanáticos vuelven a tener la acción de cliquear sin cesar para destruir al resto de las fuerzas malévolas del infierno con Diablo 3.

El juego empieza sus historia tiempo después del final de Diablo 2: Lord of Destruction, con la eliminación de los tres Males Fundamentales: Mephisto, Diablo y Baal; además de la destrucción de dos de los 4 Males Menores: Andariel y Duriel. El viejo Deckard Cain se encuentra enseñando a Leah, su sobrina, sobre todo lo aprendido y lo que podría estar por suceder, que como no, sucede, ya que necesitamos una trama para este juego. Un cometa cae sobre el monasterio donde se encuentran Cain y Leah, atrapando al viejo sabio dentro del mismo y motivando al jugador en una búsqueda que lo llevará a lo largo del mapamundi hasta un desenlace fuera de este mundo.

El héroe en cuestión eres tu, o mejor dicho, tu avatar en el mundo de Diablo que se verá representando a una de las 5 clases existentes: Bárbaro (La única clase de Diablo 2 que se repite, un feroz guerrero cuerpo a cuerpo), Cazador de Demonios (Una clase enfocada en ataques a largo rango y movilidad, parecida a la Amazona de Diablo 2), Doctor Brujo (El sucesor del nigromante de Diablo 2, comanda muchos monstruos a la vez para formar un ejército), Monje (Un maestro de artes marciales, muy veloz) y Mago (Sucesor a la clase Hechicera de Diablo 2).

Diablo III

Los efectos son realmente vistosos, y la cantidad de enemigos en pantalla puede ser increíble.Estas clases pueden ser de cualquier sexo y tienes ciertos aspectos de customización visual menores, pero realmente poco definitorios a nivel visual. Las principales diferencias visuales entre personajes se verán de acuerdo al equipamiento que vayamos consiguiendo en durante la cacería que le damos a los Males Menores restantes que están causando estragos en el mundo. Porque con los Males Fundamentales ya eliminados, Belial y Azmodan se encontrarán en una lucha con la humanidad y por poder para convertirse en el próximo mal fundamental.

La jugabilidad es la misma de juegos anteriores, controlas dos acciones principales con el mouse además de 4 habilidades adicionales para un total de 6 habilidades activas a la vez. En conjunto a esto, tu personaje puede tener 3 habilidades y pasivas, y cada habilidad activa cuenta con 5 runas que afectan a la misma, agregando ciertos efectos secundarios que dan un amplio abanico de habilidades y efectos secundarios que escoger, lo que hace la customización de habilidades algo fácil para novatos, pero manteniendo cierto nivel de profundidad para los jugadores más veteranos de la saga.

Existen además varias dificultades que serán desbloqueadas progresivamente mientras vayas avanzando en el juego, repitiendo la fórmula del título anterior. En este caso las dificultades son Normal, Pesadilla, Infierno y Averno, tomando aproximadamente unas 12 horas de juego completar cada una de las tres primeras dificultades, siendo Averno un verdadero reto con monstruos sumamente difíciles y requiriendo mucha habilidad. Habiendo dicho esto, los niveles previos de dificultad se sienten realmente fáciles, especialmente en comparación a los títulos anteriores, donde logré terminar el nivel Normal con el Bárbaro sin utilizar ni una sola poción de vida. Además, existe un modo Hardcore que hará que el personaje creado por este medio sea eliminado al morir, algo que realmente entra en efecto en mayores niveles de dificultad y da una sensación de peligro inminente constante.

De momento solo hay cooperativo, pero el multijugador de Diablo 3 eleva la diversión a montones.Por supuesto, el juego cuenta con multijugador, pero carece de modo LAN y además te podrás unir a cualquier juego público que veas abierto, o comenzar un juego público por tu cuenta. Pueden haber un máximo de 4 jugadores por partida a la vez, y la dificultad se escala de acuerdo a la cantidad de jugadores que estén presentes en el servidor, por lo que mantenerse unidos y el trabajo en equipo es prácticamente obligado para sobrevivir. Tanto la experiencia como los tesoros que suelten los enemigos no son compartidos, cada personaje recibirá lo mismo, como si se jugaran por su cuenta, una característica genial que evita conflictos a la hora de repartir los artefactos encontrados, dificultades que se ven a menudo en los juegos MMO actuales.

Pero los títulos de esta franquicia han gozado de una larga durabilidad gracias a su principal componente, la cacería de equipamentos épicos que mejoren a tu personaje sobre cualquier otro. Y aquí es cuando Diablo 3 comienza su fracaso, influenciado por uno de sus componentes más controversiales: La casa de subastas de dinero real. Blizzard implementó una manera de comprar equipamiento legendario en su mayoría a forma de subasta con dinero real (existe también una casa de subastas con oro de juego, pero sus precios super inflados la hacen realmente inaccesible) y en la que una parte de las ganancias va a parar a la misma compañía. Para buscar la rentabilidad de la misma, la probabilidad de que un monstruo suelte uno de esos preciados items legendarios se ha visto gravemente reducida a que estadísticamente, sólo los que granjeen por semanas enteras podrán lograr obtener un par de estas piezas.

Esta casa de subastas además, ha forzado a Blizzard a manejar los datos de inventarios y equipamientos a nivel de servidor, lo que obliga al jugador a mantener una constante conexión a internet, incluso si se estás jugando por tu cuenta, lo que también trae problemas de lag serios incluso en el modo de un jugador, algo que ningún otro juego había presentado en la historia, y que hace de ciertas luchas en altos niveles de dificultad tomar un aspecto de injusticia, al morir por golpes de monstruos que ni siquiera han aparecido en pantalla debido a un altibajo en tu conexión, hace que la experiencia pueda dañarse completamente, sobre todo si cuando te sucede esto es con un personaje Hardcore.

Diablo III

Gráficamente es bastante bueno, con escenarios diversos, desde un desierto hasta una fortaleza en la nieve, y es obviamente un mega salto en comparación a lo que era su predecesor, con 12 años de tecnologías nuevas de por medio. Quizás se echa de menos la ambientación más oscura que tenía antes esta saga, pero fuera de eso, las gráficas hacen su trabajo. Próximamente, Blizzard planea implementar combate PvP para ampliar más sobre la experiencia, pero con la casa de subastas presente, no se puede evitar la sensación de que existirá una diferencia de poder entre aquellos que gasten dinero por mejor equipamiento a aquellos que no lo hagan.

Diablo es una de las sagas más adictivas y de mayor renombre en la historia de los videojuegos, y a pesar de que Diablo 3 es un título fantástico que te brindará varias horas de diversión, los aspectos negativos pueden pesar realmente sobre los positivos, teniendo en cuenta que es un juego de precio completo. Una decente experiencia que pudo haber sido mucho mejor.

About The Author

GS'Khan

Developer - Editor en GamerLifeLA.com, fanático de los videojuegos con exigencias físicas, mención especial en Gadgets y gran apasionado de la tecnología! (si Geek!)

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Idiomas

Espacio Publicitario

Publicidad

Redes

Recent Tweets

Publicidad

A %d blogueros les gusta esto: