Select Page

Devil May Cry

Devil May Cry

Estamos, sin duda alguna, ante uno de los mejores juegos de todo el extenso catálogo del Playstation 2. Esta apuesta de Capcom con Devil May Cry hizo que muchos poseedores de la ya extinta negra de Sony se lanzaran corriendo a las tiendas a hacerse con una copia de esta maravilla en 3D. En el 2001 Devil May Cry nos llevo a enormes escenarios con un inspiración gótica y barroca, planteándonos luchas salvajes contra demonios de todos los colores y tamaños, así como partes de plataformas y algunos puzzles. Uno de los juegos más impresionantes de su época, que inspiró a muchos otros juegos de acción salvaje. Para nadie es secreto, que en un principio este título, estaba destinado a convertirse en una nueva entrega de la serie Resident Evil, el debut de la saga en PlayStation 2, pero a quien la tendencia innovadora de ciertos sectores de Capcom le concedió un destino distinto, que afortunadamente después cogió identidad propia para convertirse en lo que hoy conocemos como Devil May Cry.

Devil May Cry, como ha declaro en varias ocasiones Shinji Mikami, es un juego de “acción gótica”, es decir, que toma la ambientación propia de un Survival Horror, pero con una presencia más que abundante del género de la acción, por ello las armas toman un papel muy importante.

Cuenta la leyenda que hace 2.000, El legendario caballero oscuro Sparda, uno de los comandantes del ejército de las tinieblas, se rebeló contra Mundus, su señor y luchó en su contra junto a las huestes de la luz, consiguiendo encerrarlo en una cripta. En la actualidad, en lo inmenso de las metrópolis contemporáneas, nos ponemos en la piel de Dante, un investigador privado que se gana la vida resolviendo casos de fenómenos paranormales. En un lance del destino, Dante recibe una visita de una hermosa joven llamada Trish, quien le revela que su facilidad para resolver casos sobrenaturales procede de sus genes, ya que es hijo del legendario Sparda y por tanto mitad demonio. Trish además le asegura conocer todas las circunstancias de la muerte de sus seres queridos, víctimas de la venganza del emperador Mundus, que 2.000 años después, planea su regreso a la tierra. Dante tendrá que introducirse en los dominios de Mundus y enfrentarse a todo tipo de criaturas mitológicas al tiempo que descubre que la influencia de la sangre demoníaca que corre por sus venas  es más fuerte de lo que nunca habría imaginado.

Sin duda, esta mezcla de RPG y acción en Devil may Cry fue innovadora para aquellos tiempos hacia el 2001.

Devil May Cry fue completamente realizado en 3D. Y para ese entonces, era tal la belleza de cada uno de los escenarios que parece en muchas ocasiones que nos encontremos ante gráficos prerenderizados. Los escenarios están perfectamente detallados y son muy variados. Predominando la estructura barroca y gótica -que resulta tremendamente atractivo- ya que la mayor parte de la acción transcurre dentro de un castillo en la isla de Mallet.

El único detalle negativos que se aprecia son unos pocos bordes dentados en el horizonte. Incluso avanzada la aventura, la noche caerá sobre nuestras cabezas. El agua de los interiores, en fuentes, cataratas etc. está muy bien realizada. Y el juego está plagado de efectos de partículas que te dejarán con la boca abierta. En las escenas de combate y en diferentes vídeos, realizados con el mismo motor gráfico y donde no se aprecia apenas diferencia gráfica con lo que es el juego en si mismo, se hará gala de la técnica motion blur. También utilizaron la técnica que permite volver invisibles a los objetos que se sitúen delante de nosotros y detrás de nuestro personaje, en beneficio de los combates, aunque la cámara nos juegue algunas malas pasadas en contadas ocasiones.

Un videojuego que ofrecía una atractiva dinámica de acción y muchas posibilidades RPG para comprar habilidades y mejorar con el objetivo de reforzar y fomentar tu poder.

Con respecto al moldeado de personajes, tanto nuestro protagonista como nuestros enemigos -bastante variados por cierto- están realizados con infinidad de detalles. La capa de Dante se mueve con nuestros pasos y su imponente espada luce a su espalda, hay enemigos de hielo, con armaduras y armas, marionetas de distintas formas y colores, enemigos que cambian de forma delante de nuestras narices etc. Todo ello excelentemente realizado.  Mención especial para las animaciones y apariencia de los diferentes jefes finales, sirvientes de Mundus, que harán su aparición después de espectaculares escenas: lanzan bolas de fuego, se teletransportan de un sitio a otro, sus armas emanan energía, la sangre salta con las heridas, tienen ataques especiales de hielo, aire, vuelan, saltan, corren…nadie ha dicho que vaya a ser fácil, todo lo contrario.

Otro punto a comentar en el apartado gráfico son las diferentes transformaciones en demonio que es capaz de realizar Dante cuando su medidor de energía, en la parte superior izquierda, está a un cierto nivel.

A través de un efecto mutará a su forma de demonio y lanzará poderosos ataques usando la magia del rayo o a Ifrit, con la posesión de los Guanteletes del mismo nombre, dominando a su antojo ataques de fuego. Todo ello antes de una última transformación final que podréis disfrutar vosotros mismos y no os quiero reventar aquí.  También destacar los diferentes efectos de las armas tanto humanas como demoniacas.  Y es que este juego es todo un alarde desde el punto de vista gráfico. Todo se mueve con soltura y sin ralentizaciones, tanto enemigos, jefes finales, como el mismo Dante. No importa los detalles que tengan los escenarios: antorchas de fuego, hojas cayendo de los árboles, fuentes de agua etc. El hijo de Sparda combatirá a muerte con los engendros infernales de Mundus, sin dejar tiempo para respirar al jugador.

El juego se divide en misiones de dificultad creciente, las cuales, consisten en su mayoría en llegar hasta una determinada zona, matar a un enemigo concreto, conseguir un objeto importante para seguir avanzando… tan solo después de ellas podremos guardar la partida (todo un respiro). Algunas son especialmente difíciles, otras mas largas, otras cortas, pero con limites de tiempo y condiciones preestablecidas de antemano.  No hay descanso para el jugador. Los combates y la acción predominan durante todo el juego, luchando contra las mas horrendas criaturas al mando del emperador oscuro. Sólo en contadas ocasiones tendremos un momento de respiro que será utilizado para resolver pequeños puzzles de colocación de objetos o sellos de poder que, se activan a través de nuestros golpes, pero que no nos plantearán demasiadas trabas a nuestro avance. También habrá lugar para pequeñas zonas de plataformas con saltos que pondrán a prueba nuestra paciencia y a través de los que conseguiremos“orbs ” escondidas y armas valiosas.  Otras muchas veces, campos de fuerzas frenarán nuestro avance mediante el bloqueo de las puertas. En la mayoría de las ocasiones se romperán con un conseguido efecto de partículas matando a un número determinado de enemigos o contando con una cantidad especifica de gemas rojas. Sin duda, todo esto añade mas variedad al desarrollo de DMC.

Todo este componente de acción no podría haber sido posible sin el gran abanico de posibilidades de nuestro personaje.

Dante puede realizar todas las acciones que puedas imaginar en combate: atacar con sus espadas, disparar a los enemigos desde el aire con sus pistolas gemelas, atacar con los puños, lanzar ataques especiales, transformarse en demonio y aumentar la fuerza de sus golpes, hacer un salto doble y multitud de acciones que compraréis a cambio de Orbs Rojas -que irán apareciendo a lo largo de los escenarios y al acabar con los enemigos- en las estatuas de ángel que encontraréis. Y nos os preocupéis por la dificultad de realizar estos movimientos, ya que suelen ser muy intuitivos y el juego explica muy bien la forma de ejecutarlos como es comento mas adelante. La cámara seguirá la acción a través de enfoques fijos o siguiendo a nuestro personaje. En algunas situaciones su posición nos dejará un poco en desventaja frente a los rivales, pero es perdonable. Todo raya a gran nivel.

La dificultad del juego es bastante elevada, ya que los combates son continuos y tanto enemigos como jefes finales cuentan con una elaborada I.A. y multitud de posibilidades de acción y de contraataque. En especial, como he dicho anteriormente, en nuestros enfrentamientos con los servidores principales de Mundus: Phantom, Shadow, Nero Angel, Griffon, Nightmare etc. Muchos de ellos nos llevarán un gran número de intentos, incluso en el nivel normal para desesperación de los mas impacientes.

Primer episodio que dio origen a la legendaria y diabólica saga de Capcom.

Otro de los factores que hacen mas interesantes los combates y añaden un ritmo frenético al juego es el uso de la música. Durante los combates disfrutaremos de acordes y efectos rockeros que nos meterán de lleno en el fragor de la batalla, y en los momentos mas tranquilos, habrá sonidos de órgano que darán un toque misterioso y de ambientación a las diferentes estancias del castillo.  Nuestro menú de inventario es bastante completo y merece la pena destacar alguna cosas. Dentro de él podremos aprender a realizar todos los ataques y técnicas de cada arma ya que se nombran los botones que tenemos que pulsar para hacer cada determinada acción. También encontraremos una lista con una breve descripción de los enemigos a los que nos vamos enfrentando y que, nos será de gran ayuda para conocer sus posibles puntos débiles y el modo de erradicarlos de la faz de la tierra para siempre. Dispondremos de un mapa que mas que ayudar confunde al jugador. Con tal de innovar, innovaron también este aspecto, creando un mapa tridimensional donde es difícil situarse. Aquí hubiera sido mas idóneo un mapeado simple al igual que el de los Resident Evil. De todas formas, aunque el castillo es bastante grande, es raro perderse o no saber que acción realizar a continuación.

En definitiva, Devil May Cry; es un gran juego clásico que deja con un gran sabor de boca. Supieron combinar un apartado gráfico de los que hacen historia con una jugabilidad envidiable y fácil de aprender, que satisfará a los jugadores más experimentado, es referencia obligada en cuanto al estilo de ‘Hack ‘n’ slash’. Sin lugar a dudas, el mejor de la saga; gracias a dos genios de la industria del Videojuego que forjaron esta bestia de juego que son Shinji Mikami y Hideki Kamiya, haciendo de este titulo, todo lo que podías pedir para la época en que salio.

About The Author

Defalt

Soy la combinación perfecta de irracionalidad y racionalidad. Me gusta quejarme y no hacer nada.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Idiomas

Espacio Publicitario

Publicidad

Redes

Recent Tweets

Publicidad

A %d blogueros les gusta esto: