Select Page

Devil May Cry 3: Dante’s Awakening. Special Edition

Devil May Cry 3: Dante’s Awakening. Special Edition

“El despertar de Dante”, en esta entrega nuestro caza-demonios vuelve por la puerta grande y nos lleva a sus orígenes.

Corria el año 2005 y God Of War lograba ventas aplastantes y dominaba el mercado del genero “Hack and slash”, y Capcom, tras el lanzamiento de Devil May Cry 2—titulo bastante flojo— decide traer algo revolucionario y que cambiara este genero, pero manteniendo la ambientación, la jugabilidad y eso que tanto gusto en la primera entrega. Teniendo como resultado, Devil May Cry 3, que es la suma de los mejores elementos de los títulos anteriores, una maravillosa ambientación gótica-barroca, los escenarios y ángulos de visión cerrados, y un Dante más rebelde que nunca, con el frenético dinamismo de los combates y el gran sistema de combos de Devil May Cry 2. Todo ello aderezado con una historia fascinante que nos deja con la boca abierta. Devil May Cry 3: Special Edition nos da la oportunidad de jugar con Vergil, el hermano gemelo de dante, aun así, no tiene una historia separada totalmente sino que volveremos a jugar los mismos niveles solo que con Vergil.

 Hace mucho tiempo, en una época muy lejana, un Demonio se rebeló contra los de su propia especie para salvar la humanidad.

Cronológicamente, el juego nos sitúa mucho antes de la primera aventura de Dante. Y para lo que hayan jugado Devil May Cry, sabrán de antemano que futuro le espera ambos hermanos. Para los que desgraciadamente nunca hayan jugado esta joya, la historia va así, más de 2000 años han pasado desde que Sparda, el legendario caballero oscuro y uno de los lugartenientes del todopoderoso Mundus, señor del infierno, se rebelase contra éste en pro de salvar a la humanidad. Tras una titanica batalla, Sparda consiguió derrotar a las hordas del averno y sellar de una vez por todas, el portal del infierno dejando atrapado allí a Mundus para “siempre”. Sparda tuvo dos hijos gemelos por los cuales también corría su sangre demoníaca: Dante y Vergil —al que ya enfrentamos en el primer Devil May Cry, como el misterioso caballero Nelo Angelo—. Mientras que en Dante prevalecio el lado más humano y siempre combatió las fuerzas del mal, Vergil, es más sombrío y frío, y por el contrario se sintió  más atraído por su herencia demoníaca, lo cual además generó una inmensa rivalidad entre ellos. Y así, la historia de Devil May Cry 3 comienza cuando un joven Dante recibe en su local a punto de inaugurar la visita de un misterioso tipo llamado Arkham, quien le ofrece a Dante una “invitación” a reunirse con su hermano gemelo, que tiene la intención de romper el sello que su propio padre instauró siglos atrás liberando de nuevo las fuerzas demoníacas y para ello necesita el mítico amuleto rojizo que porta nuestro querido Dante, como se imaginan, el duelo entre ambos será inevitable. Hay que destacar, como ya es costumbre en todo juego de la saga la inclusión de un personaje femenino, en este caso Lady, una bella aunque solitaria chica que quiere acabar con todos los demonios —incluido el propio Dante— por motivos personales. A partir de aquí toda la historia se irá desarrollando conforme avancemos en el juego y que ya iremos descubriendo poco a poco a través de abundantes escenas durante las fases y al termino de éstas en las que habrá numerosos diálogos entre los personajes, algunos de ellos realmente divertidos gracias al toque de humor de nuestro caza-demonios favorito.

Devil May Cry transcurría en un impresionante castillo-fortaleza en la isla Mallet, y en esta ocasión, retoma la misma formula, una estructura laberíntica y además nos traslada la mayor parte del tiempo a una descomunal y gigantesca torre llamada Temen-Ni-Gru, la cual esconde en su interior el portal entre el mundo de los humanos y el de los demonios, es interesante que a medida que avancemos en el juego, la torre sufrirá una serie de tremendas transformaciones. De nuevo tenemos una estructura de juego basada en misiones —20 esta vez— en la que vuelve a tomar algo más de fuerza el componente de aventura y exploración respecto a lo que vimos en la segunda parte que estaba enfocada casi en su totalidad a la acción. De este modo habrá numerosos puzzles que en su mayoría son bastante fáciles de resolver y siguen siendo fieles al más puro estilo del original: recoger algún item en forma de amuleto, objeto mágico o talismán que van siempre asociados a enigmáticas pistas en forma de frases grabadas o inscritas en diversos lugares —como estatuas, pedestales, paredes— e insertarlos en algún otro lado para activar algún mecanismo, descubrir un pasadizo oculto o simplemente abrir una puerta sellada.

Otra característica de la saga Devil May Cry, es el aumento de habilidades o poderes gracias a la recolección de orbes o esferas de distintos colores: rojo, azul, amarillo, verde y morado. Se hace muy fundamental prestar atención a este detalle, en especial, los orbes rojos que como siempre vienen a ser las “monedas” del juego ya que podrán ser usadas en las clásicas tiendas del “reloj de arena” o estatuas de la divinidad para aumentar de nivel todas nuestras armas y comprar nuevas habilidades para Dante como combos nuevos o saltos dobles. Partiremos con nuestro ya imprescindible par de pistolas Ebony & Ivory pero conforme avancemos iremos encontrando nuevas armas de fuego como la escopeta recortada, un rifle de largo alcance e incluso una curiosa arma demoníaca que dispara  un rayo infernal llamada Artemis. En el lado de las armas cuerpo a cuerpo, comenzaremos con nuestra fiel espada Rebellion y como novedad en esta tercera parte, podemos ir incorporando a nuestro equipo nuevas armas una vez derrotados algunos jefes de final de fase. Destaca Agni & Rudra un impresionante dúo de cimitarras con el poder del fuego y viento respectivamente y la curiosa guitarra Nevan que lanza descargas eléctricas a ritmo de riffs.

¿Qué seria de la saga sin Dante repartiendo mandobles a diestro y siniestro mientras la barra de combos va in-crescendo?

Uno de los puntos fuertes de este obra maestra, es su sistema de habilidades. Como ya explique, con las gemas rojas que vayamos adquiriendo durante el desarrollo del juego, podemos aprender nuevas habilidades que se encontrarán vinculadas a una determinada arma, es decir, que si compramos el Air Hike, que consiste en hacer un doble salto, sólo lo podremos llevar a cabo mientras estemos en posesión de Agni & Rudra que es el arma poseedora de esa habilidad. Si usamos otra, la susodicha habilidad sólo podrá volverse a utilizar cuando volvamos a repartir golpes con Agni & RudraDevil May Cry 3 ha refinado todo el sistema de combates hasta el punto de darnos seis estilos diferentes de lucha, para que cada jugador elija el que más le guste entre los disponibles que son: Trickster, Swordmaster, Gunslinger, Royalguard, Quicksilver y Doppelganger aunque algunos de ellos no están disponibles desde el comienzo de la aventura. La diferencia entre ellos radica en la utilización del botón círculo. Si estamos utilizando el Trickster —mi favorita cuando apretamos el botón, Dante hace una habilidad específica que en este caso es ir más rápido, mientras que si usamos el Quicksilver, Dante puede parar el paso del tiempo. Por si fuera poco, cada estilo de lucha también evoluciona y asciende niveles con lo que a medida que avancemos en el juego las habilidades de Dante se van multiplicando. Fuera de esto, el titulo no aporta casi nada nuevo al apartado jugable que no hayamos visto en la primera o segunda entrega. Solo una que otra mejora, a lo que ya va bien. Estas misiones equivalen a unas diez horas de juego frenético, aunque no todas estas misiones son lo buenas que se podría esperar de ellas. Ahora bien, es importante hacer énfasis en el hecho de que, el intervalo que va desde la primera hasta la séptima se podría tomar como una especie de tutorial avanzado, ya que todo arranca de manera definitiva a partir del final de la séptima. De ésta hasta la última se suceden todos los acontecimientos de relevancia importante aunque Capcom ha de reconocer que existen tres misiones que sobran y que se nota que han sido introducidas en el juego con la simple finalidad de hacer relleno y alargar.

Para ser sinceros, el titulo no denota una gran mejora gráfica respecto a la segunda parte, pero eso no significa que Capcom no haya intentado mejorar algunas cosas.

El apartado gráfico es… notable, pero existen unos leves y repentinos, fallos gráficos que hacen que no sea totalmente perfectos. Aun así, son pequeños, muy pequeños detalles, por ejemplo, cuando queremos observar la ciudad de noche desde el Temen-ni Gru, simplemente vemos una especie de masa negra con puntitos amarillos y blancos, pero fuera de esto, gráficamente, el juego trasmite la sensación de que podría estar algo más exprimido. Después de ver maravillas técnicas como Resident Evil 4 oMetal Gear Solid 3, todo acaba sabiendo a poco, pero también tenemos que tomar en cuenta que en estos juegos no aparecen tantos enemigos en pantalla como puedan llegar a hacer presencia en Devil May Cry 3. Además de alguna ralentización puntual cuando hay acumulación de elementos en pantalla así como los omnipresentes dientes de sierra a los que por desgracia siempre estuvieron presentes en la negra de Sony. Son detalles que, para nada empaña un trabajo sencillamente sobresaliente. Lo que más destaca sin lugar a ninguna duda, son las maravillosas escenas que van intercaladas entre las veinte misiones con las que cuenta el título. Son de una calidad arrolladora teniendo en cuenta que son realizadas con el mismo motor del juego. Por otra parte el modelado de la mayoría de personajes es exquisito. Dante muestra su mejor modelado y su vestuario encaja muy bien con su forma de ser, al igual que ocurre con Vergil. Lady también está perfectamente diseñada y es agradable de ver el efecto que se produce en su cara cuando llora y Arkham posee un modelado estático, sobrio y sin gracia pero que refleja al personaje. Si bien los personajes se presentan más que correctos, los escenarios son otro cantar. Es innegable la vuelta al estilo gótico de la primera entrega y son justo estos escenarios los que mejor están construidos, pero algunos exteriores y mazmorras dejan mucho que desear, pero existe una excepción, el diseño de la misión 18, que artísticamente deja en pañales al resto y que permanecerá en la memoria de todos los que hayan jugado o jugaran este juego.

El apartado sonoro está cargadísimo de temas de heavy metal y rock. La música elegida es buena y es la mejor que podían haber elegido para el tipo de situaciones que se dan en la aventura, ya que encaja de maravilla con las frenéticas batallas que inundan el juego. Por ejemplo, cuando entramos por primera vez en la torre, poco antes de luchar con el primer jefazo,  nos dará la bienvenida una melodía orquestada por un órgano que nos retrotrae a nuestra primera visita al castillo del original; de igual modo melodías inquietantes sonarán en las situaciones donde prime la exploración de estancias y salas hasta que nos topemos con grupos de enemigos, momento en donde irrumpirán con fuerza cañeros ritmos a base de hard-rock y nu-metal que nos “obligarán” a luchar como locos. Sin duda en este aspecto volvieron a sus raices. Los grandes efectos de sonido —disparos, pisadas, explosiones, rotura de elementos del decorado o los propios gritos de las criaturas del averno— al igual que las voces, en inglés, también están a la altura del conjunto del juego.

En conclusión, Devil May Cry 3 es un titulo que no deben perderse, desempolven su Playstation 2 y pónganse a jugarlo o en su defecto jugarlo desde la PSN. En definitiva luego de una mediocre secuela, volvieron los maravillosos escenarios góticos, un inigualable sistema de habilidades y lo más, vuelve el Dante, ese que se había perdido en la segunda entrega. Aún teniendo algún pequeño fallo,  cumplió con las expectativas. Lo verdaderamente importante es que tras el mal sabor de boca que supuso la segunda parte, Devil May Cry 3 pone finalmente un broche de oro inconmensurable a la saga en Playstation 2 con uno de las mejores aventuras de acción de esta generación devolviendo a Dante al trono que le corresponde. El único punto negativo es sacar otra versión del juego solo para la inclusión de Vergil.

About The Author

Defalt

Soy la combinación perfecta de irracionalidad y racionalidad. Me gusta quejarme y no hacer nada.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Idiomas

Espacio Publicitario

Publicidad

Redes

Recent Tweets

Publicidad

A %d blogueros les gusta esto: