Select Page

Batman: Arkham Origins

Batman: Arkham Origins

Este Arkham Origins es el broche con el que Warner Bros cerró la trilogía Arkham en la pasada generación de consolas y que tantas alegrías ha dado tanto a la compañía como a muchos jugadores fans o no de Batman. Aquel primer Arkham Asylum lo considero como el mejor juego de superhéroe que he jugado nunca y ciertamente fue toda una inesperada y muy agradable sorpresa viendo los resultados de muchos de los programas del Caballero Oscuro lanzados anteriormente.

Batman AO 4

Los fans del cómic y seguidores del Caballero Oscuro desde sus comienzos podrán encontrar no sólo un recién llegado Batman, si no que todo a su alrededor se empapa de la historia que nuestro héroe vivió en sus comienzos. Recibiremos a los enemigos clásicos. Quizá alguno ni lo recordábamos. Y lo más importante es que, en una Gotham dominada por la corrupción y las mafias, tendremos un enemigo adicional, la policía.

Esta vez el desarrollo no ha corrido a manos de Rocksteady —quien está inmersa en la elaboración de un juego para la nueva generación de consolas— sino de Warner Bros. Games Montreal, quien no ha querido arriesgar ni innovar hasta el punto de resultar este Arkham Origins una secuela jugable prácticamente calcada a la propuesta vista en Arkham City. Lo que sí podemos experimentar es ese maltrato inicial que sufre el superhéroe, esa falta de aceptación y de agradecimiento que supone recibir palos tanto por parte de los corruptos y asesinos de Gotham como de mano de la supuesta justicia. Esa desconfianza del comisario Gordon que nutre la irritación de Bruce Wayne, quien pretende enfrentarse con solitario resentimiento a todos los desequilibrados que van apareciendo en el juego, forma parte del encanto de este título.

Batman AO 2

Algunos enfrentamientos se producen con ciertos mercenarios que andan tras los 50 millones de dólares que ponen de precio a las alas del murciélago. Son muy espectaculares; hasta hay explosiones a lo Michael Bay, pero justificadas. Y luego está el eterno enfrentamiento, muy bien planteado, con la némesis de Batman…y es una lástima no poder tratar esa escena del ying y el yang, porque es de lo mejor del juego.

El guión está muy conseguido en este aspecto, dando la información conveniente sobre el entorno de nuestro protagonista entre cambios de ritmo, cinemáticas emotivas y los enfrentamientos que van surgiendo. Sí, los comienzos en general en la historia de Batman están muy manidos. Pero a pesar de haber visto la muerte de sus padres desde cientos de ángulos tanto en cómics como en cine y videojuegos, el ambiente sigue siendo muy atractivo. Algo menos tétrico que en las anteriores entregas, pero siempre oscuro. Esa oscuridad que nos da el interior atormentado del personaje, la noche que sirve de escenario y la caótica y agitada Gotham siempre es seductora. Nos encontramos en el segundo año de Bruce Wayne como Batman, quien está poniendo las cosas difíciles al crimen en Gotham. Pero Black Mask quiere revertir la situación y tirará de cartera para ello: 50 millones de dólares para quien le corte las alas al hombre murciélago —qué curioso, una metodología de villano que vemos en el día a día de la vida real— Así pues, los miembros más corruptos de la policía, criminales de poca monta y 8 letales asesinos —como Deathstroke, Deadshot, Bane, Firefly o Copperhead— tratarán de hacerse con la recompensa sea como sea en esa gélida noche de Navidad.

Batman AO 3

Los enemigos poseen varios estilos de lucha que hacen de los combates una parte más variada que sus antecesores.

Gran parte del mapeado está reciclado y maquillado de Arkham City. Suena mal, pero es que es así —y lo mismo ocurre con otros aspectos, como las animaciones, aunque esto no es particularmente del todo malo—. Habrá zonas nuevas, sí, pero claro, con la excusa de que el juego se desarrolla igualmente en Gotham se ha optado por esta triquiñuela. Ciertamente, las calles de la ciudad están vacías: tan solo encontraremos criminales pululando a sus anchas, ya que, como excusa, se nos dice que se ha impuesto el toque de queda. Aún veo lejos el día en que veamos una Gotham realmente viva, con transeúntes, criminales camuflados entre ellos, con tráfico real… y Batman vigilando desde las cornisas más oscuras.

Desplazarnos por Gotham conlleva la misma rutina de Arkham City: batgarra por aquí, batgarra por allá y planeando entre los edificios. Aunque esta vez tenemos un modo de viaje rápido, pero sujeto a poder marcar puntos de transporte cumpliendo ciertos requisitos. Una vez más, olvidense de usar el batmóvil para movernos por Gotham: de hecho se encuentra como prototipo en la Batcueva, que podremos visitar, sin nada interesante que realizar allí más allá que escuchar las sandeces de Alfred. ¿Llegará el día en que podamos recorrer las calles de Gotham en el Batmóvil o esto seguirá siendo una asignatura pendiente en el próximo juego de Batman para la nueva generación? ¡Por suerte, esos rezos fueron escuchados y solamente se podrá disfrutar del Batmóvil en Arkham Knight!

Batman AO 9

Los gadget nos dan algunas ideas deliciosamente retorcidas, propias de un Caballero Oscuro vengativo.

Gráficamente se nota que el añejo motor Unreal 3 no puede dar más de sí, aunque Arkham Origins llega a lucir más que bien —especialmente algunos modelados de ciertos personajes y por supuesto, la versión de PC es la claramente superior en el aspecto técnico—. El doblaje es magnífico y la BSO no le va a la zaga. Jugablemente, seguimos con el sistema Freeflow, efectivo pero ya no es tan fresco ni rompedor como en antaño, y siendo este el tercer juego donde nos hartaremos de emplearlo, la verdad es que la sensación de reciclado, una vez más, no termina de agradarme. Por supuesto, los momentos de sigilo siguen vigentes en el programa y quizás sean los más satisfactorios al interponer estrategias con las que superar a nuestros enemigos que, dicho sea de paso

La visión detective se mantiene como otro elemento clásico de la jugabilidad, aunque los momentos de investigación han dado un giro de tuerca más en esta entrega y requieren de mayor cooperación del jugador, además de ofrecer una mejor puesta en escena, con recreaciones incluidas. Curiosamente, y aunque estemos en los orígenes del Caballero Oscuro, este es el juego de la trilogía donde encontraremos más artilugios para dar cera al crimen. También tendremos la necesidad de mejorarlos para avanzar por los escenarios y escudriñarlos a fondo. Sí, tal cual ocurría en Asylum y City.

Batman AO 5

Uno de los cambios más significativos que toma el título es la ambientación. Nos encontraremos en una Gotham del pasado, donde nuestro héroe enmascarado es aún un iniciado. Según hemos podido ver, aparte de por necesidades de guión, se ha aprovechado esta mirada atrás en la vida del murciélago y su ciudad para dar un ambiente más oscuro.

El modo historia, si no hacemos muchas paradas por el camino, —y sinceramente, las actividades secundarias me han parecido más que prescindibles— puede completarse en unas 10, más o menos. Después, tendremos la clásica partida plus, pero ahora, al finalizar esta, podremos acceder al modo I Am the Night, donde tan solo tendremos una vida y no podremos salvar el progreso: un desafío con el que pocos se atreverán y menos superarán. Y anecdóticamente, porque no se puede remarcar de otra manera, este es el primer juego de la franquicia donde se incluye un modo multijugador, haciéndolo de una manera un tanto torpe: es imposible introducir las premisas y mecánicas jugables encajadas al milímetro en un modo historia scriptado dentro de un multiplayer. Simplemente resulta anodino con momentos demasiado tumultuosos —por cierto, la versión de Wii U no tiene modo multijugador—.

Batman AO

La aparición de los enemigos más clásicos de Batman tocarán los corazoncitos de los fans del Caballero Oscuro.

Parece que los jefes no querían arriesgar y si algo funciona mejor no cambiarlo, como asegura el dicho. El problema es que esta máxima no funciona siempre en los videojuegos —aunque vaya, que se lo pregunten a Nintendo— la sensación de reciclaje y de haber lanzado el juego aprovechando las buenas críticas de los anteriores, son más que manifiestas. Batman: Arkham Origins es un título muy continuista, no sorprende, ni por asomo, como lo hizo el excelso Arkham Asylum en 2009, además, que el enfoque sandbox no me terminó de convencer en Arkham City -prefiero la línea más cinematográfica de Arkham Asylum- y aquí sigue sin hacerlo —y reitero que aún andamos lejos de poder callejear virtualmente por una Gotham llena de vida enfundados en el traje del hombre murciélago— No es un mal programa, ojo, pero yo desde luego que no invertiría el dinero de una novedad en Arkham Origins.

About The Author

Defalt

Soy la combinación perfecta de irracionalidad y racionalidad. Me gusta quejarme y no hacer nada.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Espacio Publicitario

Publicidad

Redes

Recent Tweets

Publicidad

Canal de Youtube