Select Page

Assassin’s Creed III

Assassin’s Creed III

Una excelente historia, un mapa convincente e inigualables batallas oceánicas hacen de Assassin’s Creed III todo un éxito.

Luego de conocer y vivir las historias de Altaïr Ezio en sus respectivas épocas, es hora de dar un salto en el tiempo hasta finales del siglo XVIII. La Revolución estadounidense es el lugar elegido para la mayor producción de Ubisoft hasta la fecha. Assassin’s Creed III no es una entrega más, y eso se ve en los tres años que lleva en desarrollo y en la colaboración entre el estudio principal de Ubisoft Montreal y otras seis filiales de la compañía gala.

El nuevo protagonista de Assassin’s Creed III se llama Connor, aunque su nombre de nacimiento es Ratohnkaké. Su sangre está dividida entre los dos bandos del conflicto: su padre es británico y su madre es una nativa. La infancia de Connor quedó marcada por la masacre y quema de su poblado, por un enemigo que quiere imponer su visión con fuego y sangre, arrebatandole todo lo que quería, dejándolo solo, sin más que su arco, su tomahawk y su instinto de supervivencia. Pero estos eventos no generaron un sentimiento de venganza dentro de su interior, sino un deseo de acabar con las tiranías y las injusticias del hombre blanco. Un día su destino se cruzo con un maestro asesino, que le enseñó algo más que a ocultar su identidad bajo una capucha blanca; algo más que trepar por tejados sin ser visto; de matar sin dejar rastro. Le enseñó un credo, el de los Asesinos. Debido a su crianza salvaje, Connor ataca como un depredador: Sin piedad, con furia y rapidez. Esta es la razón por la cual puede hacer parkour de rama a rama rápidamente, dar grandes saltos o escalar más rápido. Connor no solo lucha por su deber de asesino, sino también por una causa propia, una que siempre se pone ante todas las cosas: Su pueblo.

Si le decimos a alguien que piense en un personaje al decir “Assassin’s Creed”, ese personaje es Ezio Auditore. Y es que es imposible para muchos sacar de nuestras retinas lo vivido por Ezio, protagonista de 3 entregas espectaculares de Assassin’s Creed, lleno de carisma, sabiduría, fortaleza y experiencia. La apuesta a un nuevo protagonista, ya cuando nos habíamos encariñado tanto con el anterior, fue un gran riesgo que quiso correr Ubisoft. Y ese es el peso extra que tiene Connor sobre sus hombros, esta bajo la sombra de un gran personaje como Ezio, y en este juego, tiene la oportunidad de sobresalir y subir al pedestal de aquellos personajes épicos. En mi opinión personal, Connor es ya, por méritos propios, uno de los grandes héroes de aventuras de los últimos tiempos, el hecho que lo hayamos acompañado a través de su niñez y formación como asesino le da puntos a favor como para encariñarse con el personaje.

En el prólogo vamos a encarnar a Haytham Kenway, un personaje aparentemente ajeno con la trama principal pero que más tarde se mostrará como piedra angular de ésta. Con él accederemos a un tutorial dilatadísimo en términos de duración, un poco pesado, pero también necesario por la cantidad de novedades, ajustes y cambios que incluye este episodio con respecto a sus predecesores. Para evitar spoilers voy a evitar contar nada de lo que tenga que ver con él, sólo señalares que su importancia es fundamental en la cuidada narrativa del título. Una vez superado comenzaremos ya a encarnar a Connor, el protagonista, y a partir de entonces viviremos brevemente etapas de su vida (Detalle que me encanto) que incluirán su infancia, su adolescencia y ya, en mayor medida, su madurez.

El sistema de combate en Assassin’s Creed III va a volver a ser piedra angular de la experiencia de juego y ha tenido una revolución magnifica. No solo es más fluido, sino que es mas preciso, elegante y violento. Ahora si representara un verdadero problema tener a varios enemigos en ronda, todos implorando nuestra cabeza. No solo tiene que ser mas preciso el “contraataque”, sino que hay enemigos que no solamente alcanzan con eso: Hay algunos que no se los puede contraatacar, para matarlos si o si hay que desarmarlos. Otros, lo contrario: La única forma de matarlos, es contraatacando. Sumado a todo este problema de saber a quien hay que contraatacar y a quien no, aparecen la armas de fuego: Desde un soldado con una pistola hasta un grupo de 4 soldados que se posicionan para dispararnos con sus mosquetes. Pero para ese problema también hay solución: Siempre que vemos que alguien nos esta por disparar, podremos cubrirnos con cualquier enemigo y sacrificar su vida por la nuestra. Los combos son simplemente impresionantes. Las muertes son elegantes, pero al mismo tiempo violentas. De hecho la nueva entrega es con mucha diferencia el videojuego más salvaje de la serie con unas ejecuciones impactantes, proliferación de sangre y un protagonista que tiene menos piedad que nunca a la hora de acabar con sus enemigos. Los combos siempre con cada arma son diferentes: Mosquete, espada, puño, hacha, hoja oculta, etc.  A veces ocurre que cuando dos enemigos atacan a la vez, si Connor contraataca, puede ejecutar un doble asesinato. También se pueden combinar las armas con el doble asesinato: Arma + pistola, Arma + Dardos de cuerda, etc. (Con la combinación viene una secuencia que te muestra el combo).  Las luchas, de hecho, nos obligan ahora a estar mucho más atentos, ya que no se pueden resolver de la forma ligeramente rutinaria que empleábamos en el pasado. Volveremos a estar rodeados de manera habitual por números muy importantes de enemigos, pero ahora ya no se turnarán como antaño para atacarnos de uno en uno. Ahora sus golpeos se solapan, sus movimientos son mucho más ágiles y rápidos, e incluso algunos nos dispararán con sus mosquetes a cierta distancia mientras nosotros lidiamos con los rivales que tenemos más cerca. Todo esto crea algunas situaciones de un estrés delicioso (No difícil) sobre todo dado el hecho de que la revisión del motor gráfico (del que hablare más adelante) que trae consigo este episodio va a garantizar que haya muchos más personajes en pantalla y que su diversidad sea mayúscula.

Como ya sabemos Assassin’s Creed III es un sandbox, y como tal está caracterizado por unas misiones principales muy variadas y por infinidad de actividades de corte secundario. Entre las primeras habrá muchos encargos de asesinato, pero también gran número que propondrán sabotajes, infiltración o robos entre muchas otras cosas. El mundo de Assassin’s Creed 3 es impresionante. No solo se destaca su inmenso mapa, sino también las cosas que uno puede hacer y ver en el, y como influye el clima en el mismo. Al hablar de exploración de estas zonas tenemos que hablar del parkour, que en esta edición ha añadido algo muy innovador: El parkour entre árboles; siendo este muy fluido. Realmente es una acertada innovación. No solo llegaremos más rápido, sino que nos permitirá desplazarnos fácilmente, sin ser detectados por animales o enemigos, o nos permitirá esquivar la nieve (que nos limitara nuestra velocidad). Lo mejor de todo, es que nosotros mismos, en el trayecto y al instante, iremos descubriendo la próxima rama a la cual nos balancearemos o apoyaremos. También es un buen punto estratégico para matar desde el aire, colgar a algún enemigo o cazar de un flechazo un animal. Es increíble la cantidad de animales que ha podido incorporar la saga hasta el momento: Desde mapaches, castores, conejos, zorros, lobos, alces de diferentes tipos, venados, osos, y muchísimos más. En si, cazar es divertido en algunos puntos: Elevarse por los árboles, darle un flechazo a un animal, colocar cebos y trampas y esperar, descubrir pistas para la ubicación de un nuevo animal, etc.

Pero en otros puntos, esto se convierte monótono. En especial, en los enfrentamientos contra los animales “feroces”, en donde la única forma de combatirlos será una secuencia de botones al mejor estilo God of War. Hablando de animales… Los caballos vuelven al mundo de Assassin’s Creed, pero casi sin ninguna mejora. Nunca me ha gustado el control que se puede tener con los caballos, siempre trabados y con dificultad al pasar por lugares estrechos donde nosotros mismos sabemos que si pasan.

Aun así, su jugabilidad mejoro levemente, y tendremos la opción de siempre llamar a alguno cuando queramos, algo verdaderamente útil.

Pero también hay algo que es realmente destacable en Assassin’s Creed 3: La población y sus actividades, realmente los ciudadanos y pobladores dan un ambiente de realismo notable. Podremos ver todo tipo de actividades a lo largo del mapa: Mujeres que ordeñan y llevan la leche, granjeros que trabajan la tierra, gente sentada alrededor de una fogata hablando (hasta podremos acceder a sus conversaciones y resolver varios de los misterios que plantean), borrachos tirados en la calle, gente llevando diversos objetos, etc. Pero con los ciudadanos también viene un cambio radical: No se puede matar a ninguno. Tal vez esta decisión tenga algo que ver con la incorporación de niños al mundo sandbox de Assassin’s Creed 3, algo inédito en la saga.

Algo que se resalta  también son los escondites; hay escondites por todas partes: Gracias a un nuevo y avanzado motor grafico, podremos ver una gran cantidad de gente en un mismo lugar con el juego corriendo normalmente. Y eso es una ventaja: Porque en donde hay multitud, podremos escondernos.

Pero la cosa no termina ahí: También podemos aprovechar las esquinas de árboles, casas o cajas para ocultarnos. Ocultarnos en una esquina es algo que haremos muy a menudo, para ver a los enemigos sin que nos detecten o espiar conversaciones.

Algo divertido e innovador es la posibilidad de silbar. Gracias a esto, cuando estemos escondidos, podremos silbar y atraer a algún enemigo por el sonido, haciendo que se salga de su posición para matarlo escondido.

Además para escondernos tendremos las típicas tiendas o la paja (ahora también se encuentran sobre carros, por ende podremos ocultarnos allí y alejarnos lentamente). También podremos ocultarnos entre las plantas, esenciales para la caza o matar gente en espacios abiertos.

Los asesinos los reclutaremos y entrenaremos dándoles las típicas misiones con diferentes dificultades. Ahora, cada recluta nuevo nos dará una nueva especialización: Desde tender emboscadas, matar desde lejos con un francotirador, robar o hacer revueltas para distraer, hasta hacerse pasar por guardias para fingir que nos atraparon y pasar inadvertido.

El juego en si, completando normalmente la historia principal, presenta alrededor de 15 horas de duración (dependiendo de tu pericia jugando) pero también presenta infinidades de misiones y actividades secundarias. Las misiones secundarias contaran desde reclutar asesinos, hasta buscar pistas para comprobar si las historias que te cuentan los ciudadanos son ciertas, recolectar paginas de almanaques perdidos que se encuentran volando por allí, distribuir correos o conseguir gente para mejorar tu hacienda. Las posibilidades que te brinda Assassin’s Creed 3 al terminar el juego son muchísimas, dándonos a todos horas de entretenimiento, que parece nunca acabar (Tornándose un poco molesto).

Hablando de las misiones secundarias, hay que hacer mención especial a la más atrapante e innovadora que es el poder entrar en verdaderas batallas navales. Las batallas navales son sencillamente espectaculares. Todo empieza con un pequeño tutorial, enseñándonos a pilotear el barco entre las rocas y destruyendo un par de fragatas. Pero luego, sus misiones se extienden más allá de todo: Se pueden vivir verdaderas batallas en el mar. Nos enfrentaremos a diferentes barcos, desde enormes y difíciles de hundir, hasta pequeños pero molestos. Pero siempre tenemos diferentes formas de matarlos: Desde un cañón independiente para encajar una bala en donde querremos, a una ráfaga lateral para tratar de destruir los barcos. Y si no es suficiente, podremos chocar y hacer un gran daño con la parte delantera de nuestro bote. A todo esto, nuestro propio barco se podrá mejorar, incorporando, desde un mejor timón, hasta nueva munición o partes mas resistentes. Hablando de la munición, también es algo del que tendremos control: Desde los cañones normales, hasta balas prendidas fuego, y balas encadenadas, especiales para derribar mástiles y dejar al barco enemigo varado en el medio del mar.

Las misiones navales tienen de todo: Enfrentamiento de varios barcos, proteger un barco en especial, perseguir un bote eliminando a los que nos molestan por el camino, enfrentarnos a un fuerte que nos disparara por tierra, o los clásicos abordajes. Dentro de tu propio barco también te puedes maravillar: Los diálogos que se escuchan de fondo entre los marineros, los movimientos de los mismos: Como amarran, acomodan, limpian, suben, bajan, van de un lado para el otro, preparan cañones. Se puede ver todo desde tu óptica: La del capitán.

También la destrucción de tu mismo barco esta presente frente a tus ojos: puedes ver como partes de tu navío se prende fuego, como yacen también cuerpos de marineros en la cubierta, etc. Un verdadero espectáculo.

Pero el elemento del clima también se ara presente en la guerra naval: experimentaremos desde un buen cielo con un mar de color azul brillante, esplendidos para una pelea. Así como también pelearemos en la tormenta, con olas gigantes a las que tendremos que cubrirnos, una lluvia incesante y rayos a la vista de uno. No es lo mismo pelear en la tormenta que pelear en un día soleado. La tormenta nos beneficiara como nos perjudicara: El movimiento del mar es uniforme, por lo que puede que las olas mismas amortigüen nuestros tiros, o lo de los enemigos. Simplemente genial. Tampoco se queda atras la típica neblina, imposibilitándonos la visión hacia los enemigos o rocas próximas

Como bien sabemos, el contexto de este nuevo Assassin’s Creed será la revolución norteamericana. En ella podremos ver diversos personajes históricos, desde Benjamin Franklin, Benedict Arnold (DLC exclusivo) o el mismísimo George Washington. La historia de la Revolución de los Estados Unidos tiene muchísimo por explotar. Y Ubisoft supo hacerlo en su perfección.

Bajo la piel de Connor, viviremos los momentos mas intensos de la Revolución, nos meteremos de lleno en ella y seremos de gran influencia para los distintos sucesos. Se vivirán autenticas misiones épicas con un largo telón histórico: El gran recordado “Motín del te”, la declaración de la independencia, o las legendarias batallas en el cual no solo estaremos en la zona de guerra, sino en el momento previo, en aquellos grandes discursos que motivaron a los soldados.

El Anvil Next es la mayor noticia sobre el apartado gráfico, ciertamente, Assassin’s Creed 3 es el mejor gráficamente hablando de toda la saga. Se puede apreciar una mejora palpable con el nuevo motor gráfico sobre todo en las animaciones y en las expresiones faciales. Esta gran calidad grafica se hace presente también en el paisaje: La neblina, el agua uniforme, el fuego, son cosas que están muy bien pulidas. El diseño de los animales, su pelaje y movimientos se torna también completamente natural. En la pelea los gráficos se pueden apreciar aun mas: El movimiento de las armas, el choque y las chispas que largan entre ellas y hasta la sangre: podemos apreciar como Connor y el resto de los personajes se empapan en sangre en cada asesinato. Por ultimo, mención especial a el cielo y el aire: Las partículas de hojas, las aves, la nieve, la lluvia, todo esta en su debido lugar dando un espectáculo visual grandioso.

Y si al usuario no le basta con las 15 horas de historia, las misiones secundarias y el sandbox en si, posee el modo multijugador que si bien sigue las pautas marcadas en las anteriores entregas, está adaptado a la nueva temática y con nuevas posibilidades. Camuflarnos entre los viandantes mientras buscamos a nuestro objetivo resulta igual de divertido gracias a la posibilidad de pasar desapercibido con los disfraces. La gran novedad es el modo cooperativo, “manada de lobos” en el que hasta cuatro jugadores deberán acabar con un grupo de enemigos antes de que se acabe el tiempo. Si conseguimos eliminar a las víctimas, nos facilitarán más tiempo y un nuevo objetivo, de forma que podremos encadenar sucesivas oleadas. Finalmente, no es la única “mejora” que ha hecho Ubisoft al modo online de esta entrega: gráficamente, se ve espectacular. Podremos luchar con la nieve y ver a nuestros personajes completamente nevados. Además, en el momento de “ocultarse”, todo será mas dinámico y hasta interactivo.

Concluyendo… Assassin’s Creed 3 cumplió con todo lo que prometió. Con un final que no gustara a muchos, que dejara vacíos e impacientes a algunos y enojados a otros, ha respondido a muchas de nuestras dudas. El juego ofrece un abanico de posibilidades que ningún juego de la saga o de otro palo puede ofrecer. ¿Es el mejor de la saga? No lo se. Eso es una pregunta muy subjetiva. Aun no sale de mis retinas la magia renacentista del Assassin’s Creed 2, comandada por Ezio. Pero lo que si se sabe, es que el trabajo no es malo, ni tampoco para desprestigiar. Connor acaba de convertirse en el perfecto descendiente de los queridos Altair y Ezio, pero además lleva a Desmond Miles hacia una dirección que dejará boquiabierto a los seguidores acérrimos de la saga. Ya solo nos queda esperar hasta el siguiente titulo de la saga “Assassin’s Creed: Black Flag”.el Cual lo puedes reservar desde 100bs en la tienda brutal player . 

 por: Jean Paul Castañeda Huerta – @ArrobaJean

Gift-Assassins-creed-iii-21 Gift-Assassins-creed-iii-6 Gift-Assassins-creed-iii-5 Gift-Assassins-creed-iii-4 Gift-Assassins-creed-iii-31

About The Author

R.Lutor

"Ves cosas y dices: ¿por qué? Pero yo sueño cosas que nunca fueron y digo: ¿por qué no?" George Bernard Shaw

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Espacio Publicitario

Publicidad

Redes

Recent Tweets

Publicidad

Canal de Youtube